¿Y cómo era? ¿Y yo qué dije?

Me sentía presenciando una de las mejores escenas de los tres chiflados. Simples principiantes eran Tres Patines, Chaplin y Chespirito al lado de los dos especialistas en seguridad que tenía al frente.

Les cuento.

Uno de nuestros clientes, establecido en una zona franca, nos solicitó dividir el entrenamiento de Gestión de 8 horas en dos tardes, por lo que seleccionamos un lunes y el miércoles siguiente. Cuando llegué el lunes a la zona los guardianes de seguridad me dejaron entrar cual princesa a su castillo. No me preguntaron ni por el estado del tiempo. No me pidieron ningún tipo de identificación, tampoco me entregaron carnet de la empresa y me dejaron parquear en un lugar no señalizado como parqueo. Durante el taller (en el que se encontraba el encargado de seguridad) di la voz de alerta explicando que las cláusulas de Control de acceso y Entrenamiento de seguridad estaban siendo obviadas y proseguí con la capacitación.

El miércoles siguiente me pude percatar de que algo había cambiado. Ambos guardianes de seguridad me pararon en la entrada y casi no me permiten dar el entrenamiento. Al más gordito le comenzaron a sudar los bigotes, el más alto tenía una especie de tic nervioso en el ojo derecho. Se  miraban, se hacían preguntas entre ellos antes de hacérmelas a mí, se corregían mutuamente si entendían que preguntaban lo incorrecto y se daban palmaditas en la espalda si la cosa iba bien. Cosas tan sencillas como si aceptar o no mi cédula como documento de identificación los sacaba de su zona de confort (vale decir aquí que mi cédula me refleja como extranjera). Hicieron par de llamadas y aclararon par de dudas. Cuando pienso que ya terminamos empiezan a titubear con relación al parqueo. Como no era empleada ni cliente y tampoco un suplidor habitual no estaban claros si me podía parquear al frente de la empresa perse o en el general de la zona franca que quedaba bastante lejos (resalto aquí que estaba lloviendo). De más está decir que llegué tarde al taller y un poco mojada.

Situaciones como estas vemos a diario en distintas empresas, situaciones de fácil corrección de implantarse un adecuado plan de entrenamiento. Y si nos vamos más lejos, en este ejemplo podrían también estarse violando las cláusulas de Asociados de negocios o Seguridad del personal. Si esta parte tan obvia y de fácil detección está tan vulnerable, me pregunto, como estarán las demás áreas con relación a seguridad?

Compartir esta publicación

Post Navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados

Uno de mis primeros trabajos fue el de Coordinadora de Documentación en Allen Bradley, Rockwell Automation, una empresa entre las 100 Fortune Companies que por supuesto estaba certificada ISO-9001. Entré como pez en el agua a lidiar con todos los procedimientos y procesos (tema que siempre me ha apasionado), asegurando el mantenimiento de la documentación;…

Eran aproximadamente las 10 de la mañana cuando veníamos de Santiago una clienta y yo, ella manejando. Habíamos decidido dormir en la Ciudad Corazón al terminar la capacitación del día anterior a fin de no tomar carretera en horas de la noche. Todo estaba despejado y tranquilo, veníamos a una velocidad promedio de 90km por…

Como el gordo que quiere rebajar pero no hace ejercicio o el adolescente que quiere sacar buenas notas pero se lo pasa durmiendo o en las redes, así mismo me he topado a lo largo de mi experiencia profesional con muchos dueños de empresas que quieren, con todas sus ganas, certificarse BASC, ISO o cualquier…