¿Uno chiquito, bajito, gordito?

Rediseñando los procesos de Asociados de Negocios con nuestros clientes suele surgir la pregunta de que si realmente vale la pena investigar a un potencial suplidor/cliente que se utiliza esporádicamente, en realidad una o dos veces al año. Los Gerentes de las empresas se quedan con la costumbre de la segmentación ABC de los clientes y quieren llevar este formato a Seguridad.

Siempre les digo que no, que el criterio que nos permitirá decidir si pasar o no por el escrutinio a un asociado de negocio no es la cantidad de transacciones si no el tipo de transacciones. Ese suplidor que nos contacta una vez cada dos años puede ser el que nos arrastre hacia un incidente de seguridad.

En BASC hacemos mucho énfasis en que debemos estar listos 24/7 el 100% de las veces, no podemos prepararnos para una auditoría o para la mayor cantidad de veces, debemos estar preparados, alertas, siempre. Los delincuentes son precisamente así: esporádicos… y tampoco avisan, igual que los momentos de verdad. Para esos momentos de verdad, que no sabemos cuándo surgirán, es que debemos estar preparados. Llegarnos a creer, pero de verdad, que puede traernos graves consecuencias el hecho de que todo nuestro personal no esté consciente de las consecuencias que sus acciones e inacciones tendrán para con la empresa.

Hace unos días entré a un establecimiento e identifiqué el logo en el uniforme del guardia de seguridad, formaba parte de una de nuestras empresas certificadas BASC la cual tiene siempre muy buenos resultados en sus auditorías. Lo veo con muy buena presencia, muy alerta, educado en su saludo a la clientela, erguido, hasta buenmozo! y me digo “esto es lo que se llama pertenecer a una empresa BASC” me acerco y segura de recibir una respuesta que llenaría de orgullo a cualquiera le pregunto: “Eres BASC eh?” el señor se queda un poco confundido, me dice que no y se queda buscando en la memoria, insisto: “BASC, sobre la contaminación de la carga?” dura unos segundos pensando y luego, con el índice levantado, como quien grita Eureka! Me dice: “Ah sí BASC! Uno chiquito, bajito, gordito. Yo lo conozco sí.”

No me alcanzan las líneas siguientes para describir con detalle lo que sentí, hubiera sido genial que alguien captara mi cara con una cámara. Me dieron ganas de reír, de llorar, sentí impotencia… hasta ternura y empatía porque el señor era afable y educado, sólo que nunca había participado en ningún entrenamiento BASC aun teniendo 3 años en la organización (conversamos largo rato después). E insisto, es una empresa a la que se le escapan muy pocas cosas; pero así es en seguridad, esa única cosa que se nos escapó fue lo que permitió que el delincuente entrara, que alguien muriera, que se produjera un robo, que se nos contaminara una carga o que una doña que no buscaba nada ese día a esa hora en ese lugar se le ocurriera preguntarle por BASC al guardián de seguridad que nunca había tomado ningún entrenamiento. ¿Me explico?

Compartir esta publicación

Post Navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados

Uno de mis primeros trabajos fue el de Coordinadora de Documentación en Allen Bradley, Rockwell Automation, una empresa entre las 100 Fortune Companies que por supuesto estaba certificada ISO-9001. Entré como pez en el agua a lidiar con todos los procedimientos y procesos (tema que siempre me ha apasionado), asegurando el mantenimiento de la documentación;…

Eran aproximadamente las 10 de la mañana cuando veníamos de Santiago una clienta y yo, ella manejando. Habíamos decidido dormir en la Ciudad Corazón al terminar la capacitación del día anterior a fin de no tomar carretera en horas de la noche. Todo estaba despejado y tranquilo, veníamos a una velocidad promedio de 90km por…

Como el gordo que quiere rebajar pero no hace ejercicio o el adolescente que quiere sacar buenas notas pero se lo pasa durmiendo o en las redes, así mismo me he topado a lo largo de mi experiencia profesional con muchos dueños de empresas que quieren, con todas sus ganas, certificarse BASC, ISO o cualquier…