¿Quieren bola…?

En 1988 viajé con una amiga a San Francisco de Macorís, nos fuimos directamente desde INTEC. Nuestro viaje estaba calculado al chele escapándosenos tan solo un detallito: la guagua no llegaba a Macorís. De eso nos enteramos ya en la estación… “Eh hombe… en el camino nos la buscamos”… Y así lo hicimos!

En la carretera los letreros anunciaban el tramo a San Francisco. Picándole los cuatro ojos al chofer lo convencimos de que nos dejara en el Cruce de Controba. ¡Ya eran las 10 de la noche!, y este dúo que a lo más había salido del cine Naco a las 12am, se bajó al mismo medio de la nada y cual película de dos chicas surf, y se fajó a pedir bola. Nos recogió una camioneta, llegamos a Macorís. Final feliz.

Historias como esta tengo varias: el concierto de Silvio en Monte Cristi cuyo programa incluyó desde transporte en motoconchos, camionetas y patanas hasta dormida en una de las casas de la carretera con una familia exquisita que nos recibió con los brazos abiertos (primera vez que los veíamos y no los hemos vuelto a ver); aquella vez camino a Romana en mi Fiat Punto al cual cayendo en un hoyo se le pincharon las dos gomas delanteras; no se habían terminado de desinflar y ya teníamos a la orden a tres individuos, que al igual que las historias anteriores jamás habíamos visto ni hemos vuelto a ver, quienes nos llevaron en su vehículo hasta un gomero.

Todas historias de ir de un pueblo a otro contando con la buena fe de los camioneros, los choferes de patanas, los motoconchistas, los guagüeros y los habitantes…

Hoy,  24 años después, de sólo pensar en la posibilidad de que cualquiera de mis hijos tome riesgos como éstos se me arruga el alma. Los riesgos de hoy hacen sombra a los recuerdos de un ayer definitivamente más seguro.

Hoy, las rejas, el encierro, la oscuridad y soledad en las vías públicas son la escenografía de nuestros barrios, pueblos, carreteras y caminos.

Expertos estiman que las pérdidas por causa de la delincuencia en el transporte de carga rondan los 30 billones de dólares al año y la mayoría de las investigaciones de estos robos derivan en casos relacionados al crimen organizado, lavado de dinero y terrorismo (www.fbi.gov).

De ahí lo imprescindible de enfocarnos en actividades que garanticen el mínimo de seguridad en la ruta. Los viajes de los camiones de carga representan una ruleta rusa tanto para la carga como para el chofer. Nuestro desafío y nuestro deber es lograr la protección de ambos a través de las buenas prácticas que nos ayuden a mitigar estos riesgos, colaborando al mismo tiempo con la seguridad de toda la ciudadanía. No podemos regresar a la República Dominicana de los 80´s pero sí podemos devolverle al dominicano un pedacito de esa tranquilidad que la delincuencia le ha arrancado.

PD Y de las bolas… No, gracias! La Metro llega, por suerte, a casi todas nuestras ciudades, y en mí ruta, la norma es seguir derecho y sin parar hasta mí destino.

Compartir esta publicación

Post Navigation

12 Comments

  1. Yokasta Calcaño

    Excelente artículo !!! Nos han robado la tranquilidad, la ingenuidad, la credibilidad y peor aún, se la han robado a nuestros hijos que no han tenido la oportunidad de disfrutar la vida como lo hacíamos en aquel tiempo.

    1. Patricia Muñoz

      Gracias Yokasta! Este fin se semana Fer fue al Festival con amigas mías muy queridas (yo estaba en función) y yo me despedía de ella como que iba para la guerra. Son tiempos muy distintos.

  2. Cecilia

    Excelente articulo Patricia!!! Sin desperdicios. Yo sali una vez de Neon y me fui a pie a mi casa (bastante lejos) a las 3:00 am como si nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados

Uno de mis primeros trabajos fue el de Coordinadora de Documentación en Allen Bradley, Rockwell Automation, una empresa entre las 100 Fortune Companies que por supuesto estaba certificada ISO-9001. Entré como pez en el agua a lidiar con todos los procedimientos y procesos (tema que siempre me ha apasionado), asegurando el mantenimiento de la documentación;…

Eran aproximadamente las 10 de la mañana cuando veníamos de Santiago una clienta y yo, ella manejando. Habíamos decidido dormir en la Ciudad Corazón al terminar la capacitación del día anterior a fin de no tomar carretera en horas de la noche. Todo estaba despejado y tranquilo, veníamos a una velocidad promedio de 90km por…

Como el gordo que quiere rebajar pero no hace ejercicio o el adolescente que quiere sacar buenas notas pero se lo pasa durmiendo o en las redes, así mismo me he topado a lo largo de mi experiencia profesional con muchos dueños de empresas que quieren, con todas sus ganas, certificarse BASC, ISO o cualquier…