Está vivo!!!

Uno de mis primeros trabajos fue el de Coordinadora de Documentación en Allen Bradley, Rockwell Automation, una empresa entre las 100 Fortune Companies que por supuesto estaba certificada ISO-9001. Entré como pez en el agua a lidiar con todos los procedimientos y procesos (tema que siempre me ha apasionado), asegurando el mantenimiento de la documentación; empecé entonces a tomar fama de gurú en la materia y lo peor de todo fue que me lo empecé a creer. Producto de esta ‘notoriedad’ me contratan en una empresa nacional para prepararla a la certificación ISO, ¿quién mejor que yo? ¿Con toda esta experiencia en una multinacional manejando el sistema ISO? Que duro me di al despertar cuando Norma en una mano, empresa nacional en un país subdesarrollado en la otra…… no sabía ni por dónde empezar. No es lo mismo llegar a una empresa donde están todos los procedimientos perfectamente diseñados e implantados con un análisis profundo previo hecho de la norma, a toparme con este desafío, que para colmo, tampoco era la cajita chula y nítida de zona franca, donde uno se enfoca en calidad y producción, si no que ahora abarcaba toda la estructura organizacional de la empresa.

Arrastrando los pies, me dirijo a Cuesta Centro del Libro con la esperanza de toparme con algún libro que me diera luz; aquí hago énfasis en que esto era a principios de los 90 cuando era muy poco lo que se tenía con relación a internet (yahoo empezó en el 1995, google en el 1998 y youtube en el 2005). Ay si yo hubiese tenido mi Kindle en esa época! Aun así no tuve que buscar mucho cuando este libro prácticamente me llamó por mi nombre: Aplicación del ISO 9000 y cómo implementarlo. Lo compro sin pensarlo y me emburujo de tú a tú desde que llego a mi casa. Lo leo y lo analizo, voy comprendiendo los intríngulis de la norma y siendo capaz de interpretar cada requisito; ya antes le había sido sincera a mi jefe dándole a conocer el monstruo al que nos estábamos por enfrentar: su empresa rumbo a la certificación. Pasadas unas semanas me recomienda que contacte un asesor ISO de Perú que casualmente se encontraba en el país y me da el teléfono. Lo llamo y tenemos un rato hablando cuando de repente su nombre se me hace familiar. Lo había escuchado antes estaba segura. ¿Pero dónde? Y mientras continuo la conversación, con el libro de ISO en mano (no me despegada de él, dicho sea de paso), reparo en el autor y veo que se llaman igual, ¡‘pero no puede ser’ pienso! ¡Hasta ese día todos los autores de los libros que yo había estudiado en la universidad estaban muertos! Pero sí, era el mismo: Alberto Alexander.

Y ahí comenzó mi verdadero entrenamiento en implantaciones de normas de cualquier tipo. Estas Normas son tan genéricas a fin de que apliquen a cualquier empresa sin importar su naturaleza, que se hace difícil poner el dedo a cada requisito e identificar exactamente dónde aplican en nuestras empresas. Alberto me guió en todo el proyecto, desde el diseño del Gantt hasta las sesiones de levantamiento de los procesos y fue agua en el desierto. Hasta conocerlo a él, el término asesor me molestaba, los que había conocido hasta el momento estaban llenos de teorías y en conversaciones siempre me parecía estar escuchando un libro, una persona con muy buena memoria pero sin la capacidad ni la experiencia requerida para enfrentar la realidad empresarial, como estos asesores matrimoniales que nunca se han casado. Siempre me los imaginaba en el fuego, mal supervisando gente, pasando trabajo, metiendo la pata hasta lo hondo y en los momentos de verdad tomando las peores decisiones, con música de suspenso y todo. Con Alberto no era así, siempre estuvo orientado a la acción, a la práctica, no tenía miedo a las preguntas y tomaba riesgos; no tenía miedo de responder con claridad y dejar por escrito sus respuestas; siempre nos establecía fechas y entregables enfocados a la meta: la certificación… la cual logramos! Implantar estas normas no es física cuántica, pero el que no sabe es como el que no ve. Ahora que tenemos Kindle, iBook, google y youtube les exhorto a investigar, analizar y estudiar hasta el cansancio; y si de todas esas lecturas salen más enredados que como empezaron… busquen ayuda!

Compartir esta publicación

Post Navigation

10 Comments

  1. Cynthia Pichardo

    Excelente tu articulo… Muy tu… Me encanto… Y me dio curiosidad y hasta deseos de implementar nuevos procesos en día a día.. Que chulo. Gracias por compartirlo!

  2. Eric Gómez Gil

    Excelente narrativa. Me encanta como recrea esta vivecia; puedo imaginarlo y sentirlo. Esta narrativa es parte de un proyecto mayor , por que lo mejor está por venir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados

Eran aproximadamente las 10 de la mañana cuando veníamos de Santiago una clienta y yo, ella manejando. Habíamos decidido dormir en la Ciudad Corazón al terminar la capacitación del día anterior a fin de no tomar carretera en horas de la noche. Todo estaba despejado y tranquilo, veníamos a una velocidad promedio de 90km por…

Como el gordo que quiere rebajar pero no hace ejercicio o el adolescente que quiere sacar buenas notas pero se lo pasa durmiendo o en las redes, así mismo me he topado a lo largo de mi experiencia profesional con muchos dueños de empresas que quieren, con todas sus ganas, certificarse BASC, ISO o cualquier…

Cuando me empecé a especializar en seguridad mi esposo bromeaba que mis conversaciones parecían sacadas de tiras cómicas de súper héroes y que solo les faltaban onomatopeyas tales como POW BANG BAM BUM… tal cual los textos que acompañaban las peleas entre Superman y Lex Luthor. Comencé a utilizar palabras extrañas como salvaguardar, malversar, malandrines,…